Balaguer, Víctor

Víctor Balaguer
Escritor, periodista y político español, una de las figuras principales de la Renaixença. Autodenominado El trovador de Montserrat.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter

El escritor y político Víctor Balaguer i Cirera nació Barcelona en 1824, y falleció en Madrid el 14 de enero de 1901.

Con sólo 14 años escribió su primer drama titulado Pepino el Jorobado, que se publicó anónimo en 1841.

En 1843, con 19 años,  obtuvo gran éxito con Enrique el Dadivoso. Después, enfrentado a su madre que lo desheredó, empezó a escribir también para ganarse la vida.

En 1851 se casó con Manuela Carbonell i Catalá, en el antiguo monasterio de San Jerónimo, en San Genis dels Agudells, propiedad de su suegro José Carbonell, quien puso trabas a la boda. Al año siguiente es nombrado por el alcalde Luis Dupuy, Cronista Oficial de la Ciudad de Barcelona.

A raíz de la Revolución de 1854, dará comienzo su larga carrera política, vinculada a Sagasta. En 1859 el Ayuntamiento barcelonés le designa, con seis poetas más, para restablecer el Consistorio de los Juegos florales.

Políticamente, Balaguer fue progresista y anduvo vinculado personalmente a Sagasta, quien le hizo en 1886 ministro de Ultramar. El catalanismo le llevó a un significativo y entusiástico interés por los reinos de la antigua Corona de Aragón. En 1854 acudió a Zaragoza a la asamblea que intentó coordinar las juntas regionales surgidas de la Revolución de Julio y, vuelto a Barcelona, tales aspiraciones se plasmaron en un periódico, La Corona de Aragón (22 de octubre de 1854), de fervoroso esparterismo y «destinado a defender los intereses de Cataluña, Aragón, Valencia y Mallorca», «país -se diría en uno de los primeros números- que ha visto nacer la democrática institución del Consejo de Ciento y el popular poder del Justicia de Aragón».

Destacó como autor de «tragedias» históricas románticas de tema catalán. Fue también periodista y autor de divulgaciones históricas que fueron muy populares: las dos ediciones (1863 y 1887) de su Historia de Cataluña, y su Historia política y literaria de los trovadores (1878-1879). Destacado impulsor de la Renaixença, contribuyó a la resurrección de los Juegos Florales en 1859, y en 1861 fue su primer «mestre en Gay Saber».

Balaguer apoyará la Revolución de 1868, siendo nombrado individuo de la Junta Revolucionaria de Barcelona y el 2 de octubre, Presidente de la Diputación. En las elecciones de 1869 es elegido diputado a Cortes por la circunscripción de Manresa, instalándose en la céntrica calle madrileña de la Salud, número 13, residencia definitiva hasta su muerte.

Balaguer formó parte de la Comisión que se encargó de comunicar a Amadeo de Saboya su elección como rey. La componían 24 individuos que salieron de Madrid el 24 de noviembre de 1870, hacia a Cartagena, donde embarcaron en las fragatas Numancia, Victoria y Villa de Madrid, rumbo a Génova.

Tomó parte de la Comisión de ocho diputados que trajeron al rey a España, acompañándolo también en su viaje de 1871 por Cataluña, Aragón y Valencia. En este año de 1871, siendo diputado por Vilanova i Geltrú, será nombrado ministro de Ultramar. En 1872 lo será de Fomento y en 1874 ocupará la cartera de Ultramar e interinamente la de Fomento. En 1884 volverá a ocupar el Ministerio de Ultramar. En 1889 será nombrado senador vitalicio, abandonando su escaño de diputado por Vilanova i Geltrú, a la que había representado en Cortes durante 20 legislaturas.

En 1875 ingresa en la Real Academia de la Historia y en 1882 es elegido académico de la Lengua, sustituyendo a José Selgas. En 1883 leerá el discurso de ingreso en la Española, desarrollando el tema de «las literaturas regionales», contestándole Emilio Castelar. En 1880 será nombrado hijo adoptivo de Vilanova i Geltrú y en 1896 lo será de Calatayud y de Zaragoza, además de Presidente honorario y socio de mérito de la Real Sociedad de Nobles Artes de San Luis, de la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País, del Ateneo y del Centro Mercantil, Industrial y Agrícola.

Tras la muerte de su esposa en Madrid en 1881, Balaguer piensa fundar en Vilanova un Museo-Biblioteca, que encarga al arquitecto barcelonés Jerónimo Granell, con un coste de 250.000 pesetas. La primera piedra se colocó el 1 de enero de 1882, aprovechando la ceremonia de la inauguración del ferrocarril de Vilanova a Barcelona, inaugurándose el 26 de octubre de 1884. Al lado construyó la Casa de Santa Teresa, residencia particular de Balaguer, en memoria de su madre. La Biblioteca Balaguer guarda toda la correspondencia del escritor, sus libros y abundante bibliografía decimonónica. El Museo conserva valiosas obras de arte.

Calatayud fue la primera ciudad aragonesa en convocar Juegos florales bajo ese nombre, gracias al impulso de Sancho y Gil y los ateneístas zaragozanos. Para ocupar la presidencia de los Juegos de Calatayud de 1895 se pensó en Víctor Balaguer, que había presidido los de Zaragoza de 1894, pero se negó. Sancho y Gil aceptó de nuevo la presidencia para los Juegos florales de 1895, pues ya había presidido los anteriores de 1894.

Balaguer aceptó la presidencia de los Juegos de 1896, donde recibió de manos del alcalde Félix Sanz de Larrea una violeta de oro. Sancho y Gil no pudo asistir, porque murió en Épila el 29 de agosto de aquel mismo año, unos días después de acabar sus dos discursos para pronunciarlos en los Juegos florales de Calatayud. Balaguer llegó a Calatayud en el correo del día 9 y el domingo 13 tuvo lugar la fiesta literaria, siendo el poeta laureado Manuel Lassa y Nuño, de Aniñón. En su discurso, Balaguer glosó la historia de Calatayud, para terminar hablando de los Juegos florales y el regionalismo. En el diario La Derecha del 18 de septiembre se reseñaba que en la sesión del Ayuntamiento de Calatayud del día 16, se habían tomado dos acuerdos: nombrar a Balaguer hijo adoptivo de Calatayud y el segundo, cambiar el nombre de la calle de las Trancas por el de Faustino Sancho y Gil. Esta calle todavía permanece, no así la de Víctor Balaguer, que ocupó el rótulo de la actual calle de la Bodeguilla. En una entrevista aparecida en La Derecha el 10 de agosto de 1896, Balaguer hacía gala de su amor a Calatayud, donde decía tener buenos amigos, con los que sin duda compartiría los sabrosos melocotones de Campiel en la fonda del Muro.

Fuentes y para saber más sobre Víctor Balaguer

Otras calles en Santa Isabel

José Ramón Arana

Arana, José Ramón

José Ramón Arana es el seudónimo de José Ruiz Borau. Fue un sindicalista, político republicano y escritor

Rosa María Aranda

Aranda Nicolás, Rosa María

Rosa María Aranda Nicolás (Zaragoza 23 de enero de 1920 – Zaragoza. 21 de septiembre de 2005) fue una escritora, poetisa, dramaturga, periodista y deportista española